¿Atascado con la tesis doctoral? Aquí tienes una guía espiritual

En “How To Tame Your PhD” Ingrid Mewburn identifica los errores y frustaciones más comunes de los doctorandos, aquellos que provocan que la tesis se convierta en un proceso interminable.

En este libro no encontrarás una guía explícita sobre cómo organizar una tesis doctoral (para lo cual existen otros interesantes libros). Sin embargo, te será de utilidad si eres de los que se “instala” frecuentemente en el ordenador sin un propósito y objetivos claros, si has cambiado de tema varias veces o si las lecturas que tienes pendientes son ya inabordables.

Resultan particularmente interesantes las 5 emociones más comunes del debate #phdemotions promovido por Mewburn en 2011. De todas ellas el síndrome del impostor merece mención especial. Vinculado al más popular “solo sé que no sé nada”,  pone nombre al temor a sentirse un fraude ante la comunidad académica e insiste: “a person with an intelligence problem may never think their work is good enough to hand in to the examiner.” (l. 83*). Al respecto he encontrado un largo debate en español en este blog.

El colectivo académico está especialmente expuesto a estas rutinas de procrastrinación. Causa de ello es el carácter generalmente autónomo de la actividad investigadora -especialmente en las ciencias sociales-, la necesidad de mantener una férrea disciplina y motivación por un largo periodo aún sin contar con resultados intermedios que la incentiven, las dudas sobre la relevancia o impacto que van a tener todas esas horas frente al ordenador, etc. Este es el escenario idóneo para el desarrollo de nuestro yo procrastrinador,  aquel que “en lugar de arriesgarse al fracaso, prefiere crear las condiciones que hagan imposible el éxito” (Surowicky en el New Yorker).

Una consecuencia fundamental de esta lectura es tomar conciencia del papel clave del director de tesis (en Australia tiene el más acertado título de supervisor). Mewburn lo argumenta en un par de artículos de su blog, resaltando: “a great researcher is not always a great supervisor. If someone is at the top of their field they are probably going to be too busy to spend heaps of time reading your work – or soothing your fears”. (l. 164).

Un aspecto que es causa de resignación en los departamentos es la infrecuente participación de los doctorandos en los actos académicos. Acudir a las presentaciones de tesis, a congresos, seminarios es una oportunidad para tejer redes con otros especialistas, al menos si aspiramos a que la tesis sea el comienzo de una larga carrera académica. Esta participación en la vida social de la universidad no debería limitarse a un único clúster de información, sino ampliarse a otras especialidades que no sean la nuestra. La creatividad es un “negocio de importación y exportación”, si siempre participamos en el mismo círculo de especialistas “information, beliefs and behaviours [will] tend to become more homogenous over time”  (l. 354).

Mewburn menciona una estrategia clave en la revisión de la literatura: “more than a list of things you read – it has to have an argument and a point of view.” (l. 374) y recuerda un elemento tristemente común en muchas publicaciones de las ciencias sociales: “Indeed you may discover that ‘facts’ presented by subsequent authors are merely ‘ideas’ which have grown pretensions by being repeated by subsequent authors, who haven’t done due diligence like you have.”

La recomendación más práctica de la autora sobre el proceso de escritura la encontré fuera del libro en un artículo publicado recientemente: The zombie thesis. Aquí encontrarás un enlace a la guía para crear reverse outlines, una metodología que permite identificar incoherencias en el hilo argumental de la tesis.

He compartido algunos puntos claves del libro pero su lectura contiene muchos más. El formato ebook cuesta poco más de 3 euros y permite que Mewburn siga trabajando en su magnífico blog, así que sólo puedo animarte a comprarlo (no tengo filiación alguna con la autora).

* Estos números no se refieren a la página sino a la posición (location) del ebook en Kindle.

Comments are closed.